CAMBIO DE PARADIGMA LABORAL

Los bienes raíces, como todo en la vida, tiene su ciclo de cambios. La evolución en los bienes raíces en P.R. no ha sido la diferencia. Desde siempre, la adquisición de tierras ha sido de gran atractivo. La intervención del corredor y el intercambio oneroso por las tierras, se comenzaron a estructurar en Puerto Rico desde 1908 aproximadamente.

Hoy no es diferente. Solo es un cambio económico, en la etapa cíclica de los bienes inmuebles, donde los precios bajan, la oferta aumenta por la cantidad de propiedades a la venta y la demanda, va con cautela en el escogido de propiedades, haciendo el proceso de cierre uno lento. Esto denota una merma en la compra. Claro, no se cierran 70 u 80 compra-ventas en una quincena, como en tiempos pasados.

Sin embargo, la economía se mueve por la relación entre el consumidor y el vendedor (propietario). En un mercado donde el comprador puede escoger entre la amplia variedad de inventario existente, tomarse su tiempo y pensar que no tiene porque apresurarse, el corredor juega un papel de suma importancia. Algo diferente a cuando las ventas llegaban solas a su escritorio.

Ya no solo es un intermediario entre su cliente “propietario” y su prospecto comprador, es mucho más. El corredor de esta época necesitará de técnicas creativas de venta, negociación, motivación intrínseca, integridad y calidad de servicio, además de convertirse en un asesor o consultor inmobiliario. Deberá desarrollar nuevas destrezas como consultor, experto, conocedor de su mercado, procesos de financiamiento, y sobre todo ofrecer un servicio que lo haga único, diferente. Solo el corredor sabrá si la venta es una de gran oportunidad o el comprador debe esperar.

Entre los mitos del comprador de nuestros tiempos se encuentran: a) no hay prisa por invertir pues hay propiedades de más; b) el incentivo de vivienda lo van a extender; c) quiero la mejor compra, bien económica, grande, cómoda, atractiva y bien localizada; d) quiero una propiedad casi regalada, bien localizada que pueda subir de valor.

Por otro lado existen o se han creados “mitos” del corredor: a) la época está mala, no se vende nada; b) los propietarios no quieren vender pues le bajó el valor a su propiedad; c) me moveré a otro tipo de negocio esto no está dejando.

Indiferentemente las casa bajen de valor, seguimos teniendo compradores. Precisamente por ello. Inversionistas fuera de P.R. querrán invertir aquí. Pues el proceso inmobiliario es uno cíclico, y este es el ciclo donde la oferta es sumamente amplia y el comprador se tomará más tiempo en decidir, solo si usted, corredor y vendedor, no tienen estas destrezas de consultoría y conocimiento del mercado.
Un buen mercadeo de las propiedades, asesoría al propietario y al prospecto comprador y conocimiento y expertise, harán de algunos corredores los nuevos Gurús del mercado inmobiliario. Siguiendo un refrán muy conocido, que dice: “When The Going Gets Tough, The Tough Gets Going”, en mis palabras: cuando el camino se hace difícil, los fuertes sobreviven. Debe reinventarse, esforzarse más, ser creativo y conocedor….prepárese, oriéntese, edúquese, conviértase en experto.
The Learning Zone Institute no solo le prepara para obtener su licencia de corredor, sino para hacer la diferencia en el mercado inmobiliario, desarrollar destrezas de negociación, venta creativa y liderazgo. Llámenos 787-668-7800 / 787-529-2291